El Gabinete Psicopedagógico Municipal lanza una nueva “píldora emocional” para motivar el ánimo de los peques del municipio

Nueva imagenContinuando con su importante labor de apoyo y ayuda a las familias durante todo el confinamiento, el Gabinete Psicopedagógico Municipal ha lanzado una nueva “píldora emocional” enfocada, en este caso, en ayudar a los peques a recuperar la motivación.

Tal y como han señalado las técnicos del servicio, la motivación es una vitamina para el ánimo de los niños. Un niño motivado aprenderá más y mejor, tendrá más disposición y dinamismo para ejecutar sus tareas, y pondrá en evidencia sus potencialidades, capacidades y habilidades.

La motivación se desarrolla poco a poco. Para desarrollar la motivación hacia los estudios, se deberá empezar por reforzar los logros de sus hijos e hijas, lo que fortalecerá su autoestima. Si insistimos en esta colaboración positiva, con el tiempo nuestros hijos e hijas  pueden pasar de la motivación recibida a proporcionarse ellos mismos motivación, es decir, a auto motivarse. La automotivación se da cuando la persona encuentra satisfacción esforzándose por hacer bien las cosas por él mismo. Para conseguir este objetivo, nuestra principal herramienta es la paciencia y una comunicación afectiva. Mostradles nuestro respeto, evitando ser excesivamente exigentes o juzgarlos.

El excesivo control o la sobreprotección protección no son aliados para conseguir este fin, pues no dejan que nuestros hijos e hijas  experimenten  las consecuencias de sus actos Unas sencillas orientaciones pueden ayudar a los papis y las mamis para recuperar la motivación de sus hijos e hijas, ante esta nueva situación:

1)            Establecer tiempos de estudio cortos y siempre adaptados a las edades y capacidades atencionales de nuestros niños y niñas.

2)            Cuidar el lugar de estudio, que debe ser un lugar tranquilo, ordenado, luminoso, que disponga de todo lo necesario para poder realizar las tareas, pero sin elementos distractores.

3)            Diseñar las sesiones de estudio, en función de la “curva de la fatiga” y de las habilidades de cada niño o niña. Empezar siempre por tareas de dificultad media, para continuar con tareas de mayor dificultad y terminar con las actividades más fáciles o mecánicas.

4)            Identifique sus comportamientos positivos y reconocer sus esfuerzos.

Un ambiente familiar basado en el respeto, que comprenda sus necesidades  es el mejor sistema para conseguir el éxito académico y como persona. Si sus hijos e hijas sabe que sus padres confían en su capacidades, ellos también confiarán.

Por último, para motivarlos en los estudios sugieren que se tengan en cuentas las siguientes propuestas:

a)            El respeto hacia la educación.

b)           Objetivos diarios de estudio.

c)            Reconocer los logros.

d)           Independencia y autonomía en el estudio.

e)           Consecuencias positivas y negativas de su conducta.

Es un buen momento también para aprovechar la situación y realizar actividades que hasta ahora no habíamos podido hacer, recomendamos  aprovechar estos días para encontrar espacios para estar juntos, para jugar (juegos de mesa, interactivos online en familia, etc.), para la creatividad (hacer que escriban cuentos, relatos breves o pequeñas historias) y, muy importante, cuando hay niños y niñas en casa, cuidad mucho los pensamientos y emociones para que podamos construir y responder de forma adecuada a momentos en los que falla el ánimo y la motivación.

Esta entrada fue publicada en Ayuntamiento, COVID 19, Educación, Socialistas Burjassot. Guarda el enlace permanente.